Medicina Virtual


El otro día explicando a un paciente en qué consistía el tratamiento que le estaba haciendo, me sorprendió al decirme: "En el fondo, lo que haces es medicina virtual". Esto me hizo pensar profundamente de lo que realizamos día a día en nuestras consultas y en nuestras vidas.
Todas las cosas poseen un campo. Tanto sean reales como imaginarias. En física, una partícula (real) está rodeada por un campo electromagnético, pero un objeto imaginario, como una identidad imaginaria, ya es un campo electromagnético. Este campo es la "carga" que posee el objeto. La carga es el "contenido informacional" del objeto, es lo que genera la cualidad de su campo. Esta información cuántica es la que realmente genera la realidad que nos rodea. Esta cualidad es el contenido tanto emocional, como mental con la cual denominamos las cosas. Desde este punto de vista, la carga es realmente lo esencial. De eso nos alimentamos, es eso lo que genera la diferenciación de las cosas. Es en esencia, el elemento clave para explicar cómo las cosas son, en este mar de posibilidades cuánticas. 
Nuestro alimento real va más allá del agua, la luz del sol y los alimentos sólidos que ingerimos. Nuestro alimento real es la "carga" con la cual "cargamos " las cosas. Tomamos esa realidad cualitativa del campo cuántico, es esa la transacción real que hacemos con la vida. Las cosas son espejos que reflejan esas interpretaciones, y estas esencias son las que respiramos e ingestamos en nuestros cuerpos. Lo esencial no es tanto lo que comemos , si no que desde dónde lo hacemos.
Trabajar en la carga es trabajar en lo "cualitativo" que genera tanto la conciencia como lo tangible. La carga genera el campo, el campo lo real. Partícula u onda es una dualidad sin importancia. El campo lo es todo y su cualidad es la carga. Lo virtual es más real que lo real.
Nuestro lenguaje humano se estructura de la misma manera. El sustantivo es la cosa real, la manifestación de tercer Rayo (energía de la Madre), el centro donde se desenvuelve la realidad. El verbo es la manifestación, la acción que determina el plan, el para qué de la existencia de esa cosa, el primer Rayo (energía del Padre). Los adverbios (agregados cualificadores de los verbos) y adjetivos (agregados cualificadores de los sustantivos) son el colorido mental y emocional en las oraciones. Cualifican al padre y la madre. Ambos, adverbios y adjetivos son la energía de segundo Rayo (energía del Hijo). La energía emocional/mental es la gran emanación que genera la realidad. Las cosas son lo que son y nuestra realidad emocional es la que crea la realidad.
Nuestra responsabilidad es con nuestras "cargas", nuestras "cargas" es cómo cargamos el campo de información con nuestras emociones. Nuestro mejor regalo a la vida, nuestra intervención consciente a la vida es descubrir ese mar de emociones inconscientes. Primero identificar nuestras emociones y no seguir huyendo de ellas, aceptarlas y vivirlas. Respirar, ascender esa energía emocional, cualquiera que sea, miedo, rabia, tristeza; al corazón, al altar de lo que somos y observar cómo se transforma ahí para liberar la enseñanza de conciencia que aparece de esa transformación. Este es el arte cuántico de responsabilizarnos de nuestra vida.

Juan Pablo Uribe
Director Escuela BioSíntesis